Descubre por qué implementar un Plan de Gestión de Riesgos, impacta en la salud financiera de las empresas.

La dinámica de la economía, la fluctuación en los mercados globales por cuenta de factores como la política, la tecnología y la regulación, entre otros aspectos, han incrementado la necesidad de los dirigentes empresariales en identificar todo aquello que pueda generar perjuicios o incertidumbres en el cumplimiento de los objetivos de las compañías, mucho antes de que sucedan. A esa necesidad de detectar los riesgos que puedan afectar a una empresa, de conocerlos y evaluarlos para generar estrategias que se anticipen a ellos con el fin de transformarlos en oportunidades de rentabilidad para la organización, se le conoce como Gestión Integral de Riesgo.

Es decir, que los riesgos ya no son vistos como peligros a evitar, por el contrario son oportunidades que aprovechar, así se avanza por el camino del crecimiento: una empresa rentable y menos riesgosa. Por eso, si dentro de tus prioridades está cuidar la salud financiera de tu organización, ¡Quédate a leer! y conoce la importancia de implementar un Plan de Gestión de Riesgos. 

 

Tipos de riesgos que pueden afectar tu empresa

 

Para iniciar, es importante identificar cuáles son los riesgos a los que tu empresa se ve expuesta constantemente y el efecto negativo que trae para la salud financiera: 

 

  • Riesgos reputacionales: Son los que pueden afectar la imagen corporativa de tu organización ya sea a nivel local, regional, nacional o internacional. Por ejemplo, tener niveles de endeudamiento superiores a lo permitido perjudica la reputación y te puede generar un bloqueo financiero para acceder a créditos inmediatos; resultar inmiscuido en casos de financiación del terrorismo o narcotráfico; que altos directivos estén inmersos en problemas de tipo legal; los incumplimientos a deberes con tus empleados y los relacionados con el nivel de satisfacción de tus clientes, entre otros. 

 

  • Riesgos operacionales: Son aquellos riesgos a los que está expuesta tu empresa, que pueden llegar a impedir la continuidad de las operaciones y, por ende, afectar la rentabilidad esperada. Por ejemplo, aquellos riesgos donde se ve perjudicado el nivel de producción, el nivel de operación, como los contratos de entrega de producto terminado o el flujo de materias primas, entre otros.

 

  • Riesgos económicos: Están ligados directamente a la fluctuación de la tasa de cambio, las tasas de interés y toda situación que pueda afectar los diferentes indicadores financieros. Estos deben tener mayor atención, porque no hay ninguna gobernabilidad sobre ellos, y por eso hay que estar listos con las respuestas oportunas ante cualquier escenario.

 

  • Riesgos laborales: Tienen que ver con todas aquellas normas que el gobierno ha establecido y, que de manera obligatoria, tu empresa debe de cumplir, para evitar llegar a las instancias de un proceso sancionatorio de tipo económico o suspensión de las operaciones. 

 

 

Prevenir es más rentable con un Plan de Gestión de Riesgos sólido.

 

En Colombia, y en general en Latinoamérica, la cultura de Gestión Integral de Riesgo apenas se está implementando e incorporando normas y estándares internacionales. Este proceso es complejo, ya que somos una cultura reactiva, pero es importante que las organizaciones tomen conciencia de que prevenir es mucho más económico que tener que reaccionar. En la prevención las empresas hacen inversiones calculadas para evitar pérdidas identificadas. En cambio, cuando tienen que reaccionar a un evento que les impacta económicamente, tendrán que hacer inversiones sobre las pérdidas y destinar recursos para que la situación no se repita. Entonces es primordial que la alta dirección dentro de su estrategia corporativa, incluya una política de Gestión de Riesgos y un programa que le permita anticiparse a los diferentes escenarios que propone el entorno. 

Estados Unidos y España son dos países que llevan la delantera en esta práctica y son modelos a seguir. Por ejemplo, el país norteamericano a la hora de hacer tratados de comercio internacionales indaga por la gestión de riesgo de las empresas como estrategia de garantizar estabilidad y permanencia.

 

Descarga aquí nuestra Guía básica para implementar SAGRILAFT en tu organización 

 

Beneficios de una buena Gestión integral del Riesgo 

 

Tener una visión global de riesgos en tu organización, es vital para identificar al detalle qué factores pueden afectar directamente la seguridad y  salud financiera. Conoce algunos beneficios de contar con una Gestión integral del Riesgo: 

 

  • Te permite anticiparse al riesgo y asegurar los objetivos y metas estratégicas establecidas por tu empresa. 
  • Hace que tu empresa genere valor en el mercado, que crezca de manera rentable y asegure su sostenibilidad, crecimiento y consolidación. 
  • Tu empresa adquiere anticipación a los problemas para prevenirlos, incentiva la integración de todas las áreas y genera confianza a tus clientes. 
  • Asigna y utiliza eficazmente los recursos de tu empresa para el tratamiento del riesgo.
  • Hace que tu empresa genere ingresos tomando riesgos y que no pierda al no saberlos administrar. 
  • Mejora la gobernanza, controles, operaciones, eficiencia, salud y seguridad de tu empresa. 
  • Establece una base confiable para la toma de decisiones y planificación de tu organización. 
  • Minimiza las pérdidas y mejora la resistencia de tu negocio. Crea oportunidad, la oportunidad crea valor y el valor crea riqueza. 

 

Recomendaciones para implementar la Gestión integral de Riesgo

 

Es importante resaltar que cada organización tiene una forma diferente de asumir los riesgos, es esencial que la empresa cuente con un plan de contingencia al día para cada riesgo que se pueda presentar. Aquí te compartimos algunas recomendaciones que te ayudarán a implementar mejor la Gestión integral de Riesgo:

 

  • Los directivos de tu empresa deben de creer firmemente en lo necesario que es la gestión de riesgo, definir una política corporativa de gestión de riesgos y asignar los recursos necesarios.

 

  • Es importante que divida los riesgos en categorías para que quien coordine designe encargados de cada una de ellas para analizarlos, evaluarlos e idear el tratamiento de los riesgos. La asignación depende de las responsabilidades y conocimientos de las personas. 

 

  • Debes establecer un comité integrado por las personas encargadas de la coordinación y los encargados de cada categoría para evaluar el proceso y los planes de acción para los riesgos.

 

  • Es primordial capacitar a las personas de tu empresa, para que sean responsables del proceso de gestión de riesgo.

 

Esperamos que esta información te haya sido útil y ten presente que en Grupo Atlas  podemos ayudarte a construir un Plan de Gestión de Riesgos enfocado a las necesidades de tu empresa desde tres áreas: 

 

  • Análisis y gestión de riesgos al proyecto: análisis de los desafíos técnicos los cuales inciden en el valor y tiempo de entrega de la obra.
  • Gestión de riesgos al trazado del proyecto: donde identificamos el riesgo social, ambiental, económico y de orden público.
  • Gestión de riesgos y vigilancia en el entorno: con el fin de prevenir afectación del medio ambiente por el mal manejo de residuos en todo el mega-proyecto.

Si deseas más información con gusto te contactaremos a la mayor brevedad.

 

Quiero que me contacten

 

Nuevo llamado a la acción

Artículos recientes

Nuevo llamado a la acción